domingo, 2 de octubre de 2011

Y no conocerán el miedo: "Ultramarines: la película"

No soy fan de Warhammer 40.000, pero conozco el juego desde su primera edición y alguna partida que otra he echado. Pese a ello no pude resistir la tentación de comprar comprar la edición limitada de Ultramarines: La película, primer largometraje animado basado en la popular franquicia de Games Workshop.


Como su nombre indica, la película cuenta las andanzas de una escuadra de Ultramarines, que tiene que ir a investigar una señal de emergencia detectada en la superficie de un planeta-mausoleo imperial. Allí deberán hacer frente al Caos, que amenaza con destruir no sólo a la escuadra sino a todo el capítulo de hermanos-guerreros.






Pese a que la historia es muy predecible y está llena de todos los tópicos que se puede esperar de un producto de 40K, tiene un ritmo rápido y bien llevado. El hecho de que dure apenas 70 minutos es un acierto que ayuda a que el espectador no se aburra en todo ese tiempo. El contar con un guionista como Dan Abnett, que tiene los huevos pelados de escribir historias de 40K da al producto la entidad que cualquier aficionado al juego le pedirá a la película. Pero el mayor logro es que, en su simpleza, Abnett logra que el producto sea totalmente user friendly. Alguien que jamás haya oído hablar de Warhammer 40K no se encontrará perdido en un galimatías que no comprende, mientras que los fans se deleitarán con los numerosos detalles repartidos a lo largo de todo el metraje.
En cuanto a la animación, tengo que reconocer que es de una calidad destacable (y eso que no me gustan nada las animaciones por computadora a las que estamos acostumbrados). Excepto en algún plano en el que las figuras parecen demasiado estáticas y el horrible efecto del fuego hecho por ordenador, la película mantiene un buen nivel.
Quizás lo más detacable de la película sea por un lado la excelente banda sonora de Adama Harvey, una partitura evocativa y que ayuda dar un matiz de oscuridad y de heroismo a la ambientación, y por otro lado las voces de los dobladores de la versión inglesa, con actores de la talla de Terence Stamp y John Hurt.


La edición de coleccionista en DVD (a la espera de que salga el BluRay) cuenta con una lujosa presentación, en un estuche con funda metálica, una novela gráfica guionizada por el propio Abnett y un disco con material adicional. El hecho de que la película esté traducida al castellano es un punto a favor para todos aquellos posibles compradores que no tengan ni idea de inglés.
En definitiva, una peli palomitera que puede servir para presentar el universo de Warhammer 40K a todos aquellos que lo desconozcan, mientras que hará las delicias del aficionado con las desventuras de los chicos de azul del universo gótico creado por la todopoderosa Games Workshop.
Podéis comprar Ultramarines: la película en este enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada