sábado, 14 de enero de 2012

El Baúl de los Recuerdos: Ravenloft

Hace mucho tiempo, cuando los vampiros eran monstruos que, pese a dejarse llevar por la pasión y a estar atormentados por su maldición, jamás se les pasaba por la cabeza soltar chispas al sol ni ir a institutos a pillar colegialas, Tracy y Laura Hickman quisieron escribir una aventura centrada en la figura de un vampiro. Los autores tenían claro que el personaje debía alejarse de la imagen creada por la explotación de los chupasangres en las películas de serie B de los años 70.
El vampiro era Strahd von Zarovich. El módulo, Ravenloft.


En Ravenloft (módulo I6) los PJs, atrapados en el reino de Barovia, debían encontrar y destruir al conde Strahd von Zarovich, acabando con la antigua maldición que le transformó en vampiro. A diferencia de otros módulos, los PNJs (especialmente Strahd) tienen motivaciones elaboradas y, lejos de ser otros bicho más con el que pegarse, el DM tiene modos de poner en juego su gran inteligencia. Además el desarrollo de partes de la aventura viene dado por una baraja que cambia las condiciones de juego.

El Castillo Ravenloft


Yo no bebo...vino

¿Seguro que aquí nos darán de cenar?

Seguro que está interpretando la Tocatta y Fuga de Bach

Las excelentes ilustraciones de Clyde Caldwell ayudaban a transmitir esa atmósfera de terror gótico que querían lograr los autores. El módulo se convirtió muy pronto en un clásico, lo que propició la publicación en 1986 de una secuela, The House on Gryphon Hill, de la que se acabaron desvinculando sus autores originales.
En 1990, Ravenloft fue escogido como uno de los mundos de campaña para la segunda edición de AD&D. Así vio la luz Ravenloft: Vademécum de Campaña, publicado en España por Ediciones B.



Como mundo de campaña, se establecía que Barovia se encontraba en el Semiplano de las Sombras, una región controlada por un suprapoder desconocido que se manifestaba como las Brumas, una niebla omnipresente. Aquellos seres que habían cometido actos horribles eran transportados por las Brumas a Ravenloft y se les concedía poder sobre un dominio, al que quedaban ligados eternamente. Las Brumas también transportaban caprichosamente a otros seres al semiplano, por lo que los PJs podían ir a parar al mismo sin tener ni idea de cómo volver.


El Tarokka, la baraja del Destino de los Vistani




Además de los peligros evidentes, acabar en Ravenloft era un problema para un grupo de personajes "buenos", ya que sus actos atraían a la maldad que envenenaba el mundo. Entre los pocos aliados que podían encontrar se encontraban los gitanos Vistani, que parecían inmunes a la corrupción de Ravenloft y poseían el don de ver el futuro a través de la baraja de Tarokka.
Los diversos señores de los dominios eran o bien viejos conocidos del mundillo de D&D (Vecna, Lord Soth) o personajes inspirados en las leyendas europeas o la literatura gótica.









No podía faltar el viejo amigo Strahdt



El mundo de Ravenloft pasaría por diversas ediciones y reencarnaciones posteriores, pero no volvería a estar al nivel alcanzado con el Vademécum original, verdadera pieza de coleccionista hoy en día.
Yo lo tengo claro: si vuelvo a arbitrar D&D clásico hay muchas posibilidades de que los personajes terminen en cierto lugar nublado...

6 comentarios:

  1. Me encanta Ravenloft.Terror gotico mas AD&D es un combo genial.Lo he jugado hasta en los libros de Aventuras sin fin!!!He sido jugador y DM de Ravenloft y tengo material de todo tipo de el.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ravenloft es un mundo de campaña perfecto para bajar los humos si el grupo de personajes van de sobrados por los pueblos creyendo que son todopoderosos. No hay nada que una buena dosis de niebla para inculcarles humildad xD
      Además, como tienes la ventaja que las Brumas traen gente de cualquier plano, siempre pueden llevarlos ahí.

      Eliminar
  2. leí la caja negra de Ravenloft de pequeño en casa de un amigo, era de su hermano, pero luego me tuve que contentar con la edición que sacó WHite Wolf...hasta que un amigo me dejó los libros de AD&D, y la verdad es que mola muchísimo ese mezcolato de terror gótico, pulp y malos de D&D ¡hasta sale Jack el Destripador!
    Ideal para bajar los humanos, solo superado en ese poder por el genial Athas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una combinación que les funcionó de maravilla.

      Eliminar
  3. RAVENLOFT son palabras mayores, realmente es una ambientación que muchos guardamos un gran cariño.

    Hice una reseña en su momento de la caja de ADD, aunque no tuvo mucho éxito, disfruté muchísimo volviéndome a leer y ojearlo todo.

    Sencillamente Ravenloft es tan inmortal como muchos de sus pobladores...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además, la edición del box set es impresionante.

      Eliminar