domingo, 13 de abril de 2014

El Baúl de los Recuerdos: Mi primer dragón

Cuando empecé a jugar a rol enseguida me di cuenta de que, aunque me gustaba ser jugador, lo que más me divertía era hacer de master. Ya tenía alguna miniatura de plomo, pero quería miniaturas para representar a los enemigos a los que se enfrentarían los PJs. Siempre me ha gustado utilizar o una pizarra tipo Velleda. Con mi limitado presupuesto de esa época y lo caras que eran las figuras de plomo para mis medios, tocaba agudizar el ingenio y recurrir sustitutos baratos (como fichas de parchís u otros juegos). Pero ¿y cuando llegaba al punto en el que el grupo se veía las caras con un adversario como un dragón?


La solución en mi caso vino de un viejo juguete, un dragón de dos cabezas que mi hermana me había comprado en un mercadillo muchos años antes. Ahora sé que pertenece a la línea de criaturas fantásticas y dinosaurios que la compañía americana Imperial Toy fabricó durante los años 80. Está fabricado en Hong Kong y se hicieron variantes en varios colores, pero por lo que he podido ver la mayoría eran en diversos tonos de.azul, aunque hubo en verde, rojo o amarillo, y el color de algunos detalles también variaba. El dragón de la fotografía no es el mío (está guardado en una caja del altillo que no he bajado todavía) pero es del mismo color, aunque mi dragón tenía los ojos y el hocico de color blanco, no rojo. Mide unos 10-12 cm de alto por unos 15-18 de largo (lo digo de memoria) y en la boca podías colocar una miniatura de una víctima atrapada por el dragón.





Algunos amigos tanto españoles como americanos me han comentado que tenían este juguete y lo usaban en sus partidas o conocían a masters.que lo habían usado. Imagino que el motivo es que los juguetes de Imperial Toy de esta clase eran muy baratos y se podían conseguir fácilmente por todo el mundo.
Yo tengo muy buenos recuerdos de este juguete y lo utilicé hasta la última mudanza. Tengo que bajar la caja donde está un día de estos para que recupere su lugar de honor en mi colección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada