sábado, 5 de mayo de 2018

Dungeons & Dragons, jugadores, jugadoras y la importancia de la inclusión y la representación

En los últimos días he comentado un par de artículos sobre Dungeons & Dragons (la entrevista a Jon Favreau y el artículo escrito por Joe Manganiello) que se unen a una lista larga de reseñas, análisis, artículos y menciones en prensa sobre los beneficios de jugar a Dungeons & Dragons y, por extensión, a juegos de rol. Ayer apareció en The Seattle Times, el diario de mayor circulación del estado de Washington y de la región del Noroeste del Pacífico, un artículo de la periodista Nicole Brodeur sobre su visita a las oficinas de Wizards of the Coast en Renton (a 18 km de Seattle).
Brodeur habla con algunos de los responsables de la presente edición y, entre los diversos comentarios, destacan los de Nathan Stewart, director de la marca D&D. Stewart no da cifras, pero confirma el aumento de ventas de un 44% de la franquicia en 2017, algo que ya se había comentado en convenciones profesionales como la Toy Fair o la GAMA Trade Fair. También habla de que D&D tiene hoy en día su mayor número de jugadores, entre 12 y 15 millones solo en EE.UU. (¡1 de cada 20 norteamericanos!) y que, según la encuesta realizada por WotC el año pasado, casi el 40% de ellos son mujeres. hay que tener en cuenta que estas cifras son en base a la gente que contestó a la encuesta y que, por lo general, el porcentaje final será algo mayor (me atrevería a decir yo que como poco del 45%). Stewart atribuye esto al esfuerzo para la inclusión y representación de las mujeres en el juego que se ha hecho durante la 5ª edición desde el primer momento.
Como ya he dicho en multitud de ocasiones, las mujeres han sido una parte importante de esta afición desde los primeros días. El problema principal radica en los jugadores y los profesionales que han ninguneado durante tanto tiempo a las mujeres, han intentado apartarlas de esta afición o mucho peor. Y todavía sigo viendo a jugadores que dicen que no hay lugar para las mujeres en la mesa de juego.
Todavía queda mucho por hacer, hay que limpiar este mundillo de cucarachas, sean "vacas sagradas" que los incondicionales de la vieja escuela tiene endiosados o incorporaciones recientes. Está en nuestras manos que todo el mundo pueda disfrutar de esta afición.
Podéis leer el artículo de The Seattle Times aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario