miércoles, 8 de mayo de 2013

Sobre mecenazgos, modelos obsoletos, gente que habla por hablar y otras úlceras

Mira que cada vez es más difícil sacarme de mis casillas, pero empiezo ya a hartarme de los que se lamentan ante cualquier proyecto que aparece por Kickstarter, Indiegogo o cualquier tipo de mecenazgo. La última ha sido el post de Kevin Levine sobre el nuevo proyecto del actor/director Zack Braff. Levine argumenta que el mecenazgo debería reservarse para los que no tienen contactos entre los posibles inversores (Hollywood en este caso) y no para cualquiera. Lo que me faltaba, una élite.
Poco ha faltado para que le respondan (en este caso el editor Michael Schreiber desde BoingBoing). Schreiber señala perfectamente los fallos del argumento de Levine: una cosa es tener un posible acceso a financiación y otra cosa son las condiciones que te ofrezcan. Y el control del producto es lo primero que vas a perder cuando alguien mete mano de por medio, para empezar. Leed la entrada porque no tiene desperdicio
El mecenazgo representa un avance con respecto a los modelos tradicionales de publicación. ¿Que Tim Schaffer y Ron Gilbert quieren dinero para un juego? ¿Que Rob Thomas quiere su película de Veronica Mars? ¿Que Monte Cook quiere sacar Numenara? ¡Bienvenidos sean! Sólo faltaría que ahora un politburo se erigiese en juez de quién puede o no recurrir al mecenazgo.
"¡Pero Kickstarter está matando a las tiendas! ¡Si eres un empresario tienes que arriesgarte!" oigo clamar por millonesima vez.


Os voy a dar una pequeña lección sobre como funciona el maravilloso mundo de la edición/distribución de estos mundillos "frikis" (horrible palabra) por el simple hecho de que parece que muchos no tenéis ni idea y yo he trabajado 14 años en esto.
El esquema tradicional es el siguiente: editor publica, distribuidor sirve a tiendas, público compra y todos contentos. ¿No?
Pues no.
Me saltaré el proceso de toma de decisiones editoriales para otro día. Dejemos que el editor prepara sus novedades y debería mandar al distribuidor toda la información con tiempo suficiente para que éste la reenvie a las tiendas y recoja pedidos. Pero no es así. La mayoría de veces hay que perseguir a los editores y sonsacarles qué sale con apenas una semana de tiempo, dos a lo sumo, cuando no te llaman y te dicen "Mañana te llega el producto X" (o no te dicen nada y te lo encuentras que te lo acaba de traer el transportista). Porque en España son pocos, poquísimos, los que funcionan con un planillo editorial y lo cumplen o se preocupan por cumplirlo. Eso sí, se llenan la boca con sus preciosos catálogos o con comerciales que no tienen ni idea de qué demonios te ofrecen y sólo saben decir "esto va a ser el nuevo (introduzca nombre del libro/serie de moda)".


Ahora pasemos a la distribución. El distribuidor debe elaborar un boletín de alguna clase para informar de la novedad que va a sacar a la venta cada editorial con la que trabaja, de modo que se recojan los pedidos a tiempo, se haga una previsión y se pidan los ejemplares necesarios más una previsión de fondo al editor. Pero como ya he dicho muchas veces es imposible sacar al editor más que una lista de títulos, así que el distribuidor debe buscar la info por su cuenta y anunciar los productos... si le interesan. Porque el mundillo editorial es un nido de navajazos que van y vienen, editores que cambian de distribuidor de la noche a la mañana, distribuidores que priorizan un producto sobre otro y demás canalladas. Pero supongamos que todo va como la seda y has mandado el boletín a tiempo. Ahora el amigo librero debería haber pasado el pedido para tener contentos a sus clientes, ¿no?
Pues no.
Hay que perseguir a muchos libreros para que pasen pedidos a tiempo. Es una pelea contínua, recomendando (sí, eso que debería hacer una editorial), separando tiendas por categorías de producto, completando pedidos, todo para que puedan servirse las novedades.

 Yo persiguiendo libreros hace algún tiempo

Vale, pero estamos hablando de mundo happy y todo sale como la seda. Tú, como comprador, has leído que esta semana sale el hiper-chulo-de-la-muerte Conan contra los Teletubbies en edición limitada y vas corriendo a tu tienda amiga dispuesto a comprarlo. Miras la estantería de novedad y, ¡horror! ¡No está! Así que te acercas al mostrador y se lo pides a tu amigo librero, no sea que los haya vendido todos.
-¡¿Cómo que sale esta semana?! ¡NO ME HAN DICHO NADA!- te espeta y coje el teléfono para poner a parir al insensato que responda a la llamada.
-Hola, buenas tard...
-¡¿DÓNDE COÑO ESTÁN MIS EJEMPLARES DE CONAN CONTRA LOS TELETUBBIES?! ¡ME VÁIS A HUNDIR EL NEGOCIO!
-Ah, cierto. ¿Recuerdas que te dije si te mandaba un par y me respondiste "De esa mierda ni se te ocurra ponerme"?
No exagero. Historia verídica sucedida a diario en mi antiguo trabajo, cuando no llaman directamente al editor a quejarse.
Otra cosa, en la mayoría de los casos vuestro "amigo librero" os odia. Habla de vosotros con desprecio cuando no estáis delante. Os trata como poco mejor que adictos descerebrados (cito textualmente, no me lo invento). Hay casos que no, pero en los 14 años he visto pocos que realmente se preocupen por el cliente (saludos a Ernest y Merçé, a Mónica, a Paco, a Óscar, a José Ramón...) y me he topado con mucho hipócrita.

 Lo siento, no me han dicho nada en la distribuidora

Lo que vengo a decir con este sermón es que entre el autor y el público hay muchos, demasiados intermediarios y son ellos quienes pueden hundir un producto mucho antes de que llegue a una estántería.
El mecenazgo tiene desventajas (eres autor, editor y distribuidor, todo en uno), pero por encima de todo elimina de golpe obstáculos que muchos desconocen. No hay que llegar a contratar estanterías en grandes superficies como hacen algunos para asegurar ventas entre el público borreguil que compra por impulso. Tienes a tu alcance la mayor herramienta promocional que jamás ha existido: la Red. Espabila y prepara tu estrategia de venta, conoce tu producto, conoce el público al que va destinado. Espaméales sin tregua, tira de tus contactos en la Red o, si no tienes, preséntate de forma educada a otros blogueros afines. Por encima de todo te aseguras de que la viabilidad de un producto sea directamente proporcional al interés del público y a las medidas que has tomado para anunciar dicho producto. ¿Os creéis que La Puerta de Ishtar, siendo el tremendo producto que es, habría vendido lo mismo fuera de un mecenazgo? ¿O que las excelentes ediciones de conBarba podrían soportar un sistema tradicional de venta?
Ya os lo digo yo. NO.
Y si creéis lo contrario es que no tenéis ni idea de cómo funciona esto.


El mundo editorial está cambiando. Los modelos de edición-distribución se han mantenido bajo un puño de hierro porque hay demasiada gente interesada y no quiere que se sepa que hay otros caminos.
¿Eso quiere decir que siempre hay que tirar de mecenazgo? No, si no os interesa liaros o si realmente las condiciones que os ofrecen son buenas.
Pero el mecenazgo no hunde tiendas. De hecho son cada vez más los que incluyen opciones con descuentos especiales a librerías que apoyen mecenazgos.
"Pero hay que arriesgar..." sigo oyendo por ahí.
Mira, si quieres arriesgar tu dinero, vale. Pero estamos en algo que se llama CRISIS, una crisis que ha barrido de un plumazo más del 40% de puntos de venta especializados en "material friki".Y los bancos no están para extender líneas de crédito porque sí ni los editores tienen líquido suficiente para cubrir el pago de la imprenta (que va a querer por adelantado, todo sea dicho)
Si alguien como Monte Cook quiere pasar de todos los contactos que tiene y dedicarse a sacar juegos bajo mecenazgo porque le permiten mejor control o gana más dinero o porque le da la gana, perfecto.
Pero, por favor, no me vengáis con que los mecenazgos los hace gente con morro, o cierran tiendas, o hay que arriesgar o demás tonterías que leo por ahí. Si no os gusta el modelo de mecenazgo, NO COMPRÉIS EL PRODUCTO y punto.
Bueno, ya lo he dicho. Ahora si me disculpáis vuelvo a mi Proyecto Secreto IV. Ya os aviso que la moderación de comentarios del blog va a seguir la Regla de Oro a rajatabla y al que se pase un pelo lo meto en spam y adiós para siempre. Total, ya habrá más de uno que se habrá ofendido. Pero, ¿os cuento un secreto?
No me importa. Es más, que no os guste lo que os diga no impide que sea verdad.
Saludos a los amigos que se embarcan con proyectos en mecenazgo y a los amigos libreros (ya sabéis quiénes sois).


35 comentarios:

  1. En el artículo mencionas que has trabajado 14 años en esto ¿exactamente a qué te dedicabas?.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Durante 14 añis trabajé en una distribuidora de comics, libros, juegos de rol y de tablero y merchandise.

      Eliminar
  2. Suscribo lo dicho.
    El mecenazgo o crowfunding es un modelo de negocio, y ninguna empresa o persona debería dejar de usarlo.
    Yo siempre he pensado que el tiempo pondrá las cosas en su sitio. He visto mecenazgos caros que han fracasado y también algunos que sorprendentemente han funcionado; y también lo contrario, lamentablemente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un nombre conocido da cierta seguridad a la hora de responder como profesional. Dudo que Monte Cook deje de comportarse como un profesional de la noche a la mañana, mientra que yo todavía espero dos juegos que tenían que haberme llegado en agosto del año pasado de otra gente. Son gajes del oficio, pero la culpa no es del modelo, sino de la profesionalidad del autor.
      Poner trabas a quién puede acceder es ir contra el propio modelo. Como tú dices el tiempo hará que veamos cómo evoluciona el propio modelo de mecenazgo.

      Eliminar
    2. Mmmhh, creo que sé de qué dos juegos hablas jeje y estoy en la misma situación, al final valdrá la pena espero.

      Eliminar
    3. Son Always/Never/Now y The Demolished Ones. De todos modos los dos están completos al 99% y caerán un día de estos...

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias amigo. A ver cuándo nos sorprendes y montas algo vía mecenazgo ;)

      Eliminar
  4. Lo que está claro es que el mercado es un bicho que evoluciona y que hay que adaptarse a los nuevos tiempos, ya sea mediante mecenazgo, financiación tradicional o como te salga. Es una opción más, que a muchos les puede funcionar, a muchos no.

    A la hora de sacar tu proyecto a la calle, vas a tener que tirar de todas las posibilidades que puedas, con todo tu arsenal. Ésa es la verdad, y lo que hay.

    A partir de ahí, que cada uno se lo monte como pueda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. El problema es que se está criticando el mecenazgo sin conocer la verdad del modelo tradicional. ¿No os preguntáis por qué no funciona el mercado de e-books en España? Ya no es la mentalidad de "todo es gratis en la red" que muchos tienen. Es que desde las propias editoriales (e incluso librerías) se ha saboteado este mercado. Pero mejor dejo eso para otor cabreo, que uno al día ya es mucho.
      Gracias ;)

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Gracias, maese Ricard. Todo un honor el que se pase vuesa merced por este humilde castillo.

      Eliminar
  6. Me encantaría contarle todas mis experiencias en estos pocos meses señor Morgan Blackhand porque le aseguro que existen otras realidades a muchos puntos de su entrada.

    Realidades que no se pueden contar por aquí y menos en un comentario :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Sendel, no voy a erigirme en paladín de la verdad única. Cuento mis experiencias y lo único que quiero señalar es que no todo lo que reluce es oro y que no todo lo que funciona lo hace bien. Como siempre valoro la opinión de los demás al respecto ;)

      Eliminar
  7. ¿Todo el mundo está hablando de este artículo y nadie ha dejado un comentario aquí? :D

    Me parece bastante interesante las cosas que dices, Morgan, creo que tienes bastante razón, pero creo que te has excedido un tanto.

    Los distribuidores ponen a parir a las tiendas y las editoriales. Las editoriales ponen a parir a los distribuidores y las tiendas. Las tiendas a distribuidores y editoriales... y lo chungo es que en realidad todos tienen razón porque todos se basan en cosas ciertas, pero no generalizadas.

    Cuando estaba en una tienda descubrí que, en realidad, la inmensa mayoría de los clientes eran gente muy maja. Pero una minoría no lo era. Y te bastaba un gilipollas para amargarte un día entero, al final a base de un gilipollas al día te da la sensación de que la mayoría son así, pero no es cierto, sólo es uno de entre muchos.

    Yo creo que las tiendas, los editores, los clientes y las distribuidoras, en general, sólo quieren hacer su labor lo mejor que saben. Y entre ellos, como en todas partes, hay una minoría de gilipollas.

    ¿Sobre el crowdfunding y las tiendas? pues hombre, parte de verdad hay. Quiero decir, sin las tiendas ¿quien expone el producto a gente nueva? Internet sólo llena parte de ese hueco. Y ya sé que si las tiendas cierran no va a ser por el crowdfunding, pero todo suma. No me parece ninguna tontería señalarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá el círculo de poner a parir fuera tan sencillo, amigo Tiberio... Con respecto a las tiendas y presentar el producto, te diré que en mi experiencia el 90% de los clientes (de una base de tiendas de más de 800 librerías) se limitaban a comprar la novedad de las editoriales gordas. Y no es un tema de espacio. He conocido tiendas de 20 y 30 metros cuadrados donde cada milímetro estaba aprovechado y había lugar para todo. Se habla mucho de arriesgar por parte del editor con el producto, pero poco del librero a la hora de exponerse a tener producto no convencional. Y excepciones hay, por suerte.
      Lo del tema de los "malos días" estaría muy bien si no fueran día tras día tras día. No voy a ser yo quien defienda a las distribuidoras por perfectas ni mucho menos. También hay que distinguir entre el librero-dueño, el empleado que cobra cuatro duros, el librero que se cree el defensor del mundillo... Hay toda una variedad de especies desde el editor al comprador pero si hay algo que me he encontrado a todos los niveles y demasiado generalizado en todos los años que trabajé en el ramo fue una cosa: mala educación. Y eso, en un ramo que presume de vender cultura es una receta para el desastre, en especial en los malos tiempos. En lugar de hacer piña y ver cómo se aguanta la tormenta se llega a un sálvese quien pueda donde no importa usar el cadaver del vecino como barca con tal de no ahogarse.
      Como siempre es mi opinión, siempre discutible, pero es una opinión bien informada.
      No odio a los libreros, ni mucho menos. Me jode la actitud de una mayoría. Es más, todavía mantengo amigos en el ramo. Por algo será...
      Gracias por el aporte, como siempre ;)

      Eliminar
    2. Buenas!

      Sobre el tema del artículo, siendo un servidor librero, creo que tienes razón y no cierran librerías porque la gente utilice mezenazgos. De hecho hay muchas cosas que vendo en mi librería que si no fuera por mezenazgos nunca se habrían publicado. De la misma manera, también la gente que los usa luego busca canales "ordinarios" para llegar a nosotros, porque yo el Puerta de Ishtar (aprovechando que lo mencionas) lo tengo por distribuidor.

      Sobre las actitudes del ramo creo que en general exageras y que hay muchos matices que (como en el fondo no es el tema que ocupa el post) te has dejado fuera. No es lo mismo una tienda generalista de provincias, que una especializada de Madrid que puede ser "monotema" dentro del frikismo. No es lo mismo, como tu dices, el librero dueño que el currito. Tambien creo que hace 15 años el que abría una librería especializada era un friki con buena voluntad y poco conocimiento, y ahora poco a poco va apareciendo una figura de empresario que mira más por lo que hace y como se hace. Y esto lo se porque estas son las tiendas que sobreviven y los "defensores del mundillo" son los que cierran (me ha encantado esa catalogación).

      Eso si, reconozco la tendencia a utilizar la "cadena de culpas" pero creo que en general el servicio de novedad/informacion/pedido ha cambiado mucho desde lo que tu cuentas al sistema actual.

      Por lo demás el mezenazgo ha sabido adaptarse como alternativa con todas las ventajas que mencionas y las librerías tambien hemos sabido hacernos hueco en él con las ofertas para "grandes patrocinadores" que comentas, no hay más que ver el kickstarter de Zombicide por ejemplo.

      Un saludo y te seguiré leyendo.

      PD: tengo curiosidad real de si habré trabajado contigo en el pasado :D

      Eliminar
    3. Lo primero, bienvenido. Espero que lo que leas po r aquí sea de tu agrado. Siempre es bueno tener a gente de "detrás del mostrador".
      En cuanto a si lo que digo es una exageración, por mi honor que no. Una costumbre que tienen todos los libreros (y ahí me arriesgo a generalizar) es que cuando se dice algo malo del sector todo el mundo piensa "Yo no, eso son los demás". No sé con cuántos libreros has tratado ni si los has tratado día a día, pero yo he tratado con cientos durante muchos años. Ahí es donde puedes ver cuándo las actitudes amistosas son un pantalla o no. Pero este tema no es lo que quería tratar en el artículo, ni mucho menos. Y claro que hay excepciones (y nombro unos cuantos que no sólo son buenos libreros, son buenas personas). Podéis creerme o no.
      Lo dicho, bienvenido y que Crom proteja tu tienda de todo mal.

      Eliminar
  8. No entiendo que haya gente que lo encuentre Mal, la verdad, me parece una fantástica idea. Lo único malo es tener que esperar a que el producto llegue a tus manos xD

    ResponderEliminar
  9. Respuestas
    1. Gracias Rodrigo. Ojalá más gente hiciera como tú y se aventurara con sus proyectos. A lo mejor así cambiaría la mentalidad respecto al mecenazgo.

      Eliminar
  10. Hola.
    La idea del "los mecenazgos arruinan a..." es una idea recurrente. Internet acaba con la cultura. Internet acaba con la música. Las bibliotecas acaban con la educación. La tele acaba con las mentes juveniles. El rol pervierte las mentes y los corazones de los niños. Aseveraciones, todas ellas, hechas un poco al tuntún, por ordeno y mando de unos pocos que se atreven a erigirse en modelos a seguir. La realidad es que no se pueden poner vallas al campo ni límites a la creatividad (ni a la infinita estupidez del ser humano).
    No niego que uno a todo esto un poco de cinismo y vacile, pero no es para menos.
    La idea de una suscripción por participación es una idea novedosa, que pone en el usuario final poder y responsabilidad. Puede elegir qué proyecto sale adelante, y puede ayudar a que lo haga. Vale, en un sentido macroeconómico esto es una chorrada como un templo, pero para el jugador, rolero, warhamero, maquetista o simple comprador, poder elegir en que invertir su dinero, sin soltar dinero a ciegas, participando del proyecto... es una maravilla.
    Decidir unilateralmente quién o que proyectos deben ir a una suscripción por participación es como decidir qué personas tienen derecho a sentarse en un banco del parque.
    Que cada uno se gaste su dinero en lo que le de la gana.
    Y si el tejido empresarial se resiente porque se hacen suscripciones por participación, es que algo se está haciendo bien. La maquinaria se engrasa con la sangre de los trabajadores y el dinero de los compradores. Si rechina la máquina, es porque está acostumbrada a llevarse más dinero.
    En todo caso, manda cojoños que se quejen de la "amenaza" de las suscripciones por participación los que tienen la sartén por el mango y están acostumbrados a pillar pasta por ambas partes y a manejar el cotarro. Que si, que se lo han currado para llegar hasta ahí. Pero de todos es sabido que no basta con llegar, hay que mantenerse. Y en el negocio, está muy bien visto llegar a un lugar y no hacer nada más, dejando a los clientes de lado porque "total, van a comprar lo que les eche, porque son frikis y no pueden vivir por su droga". Y esta frase se la he oído a un distribuidor como respuesta a la queja de un tendero por la no llegada de material en fecha de salida.
    Saludos.
    PD: por un estúpido deseo de darle uso a mi lengua materna, prefiero usar "suscripción por participación" antes que la palabra "crowfunding". Si, es más corto, pero es que la moda de meter palabros en otros idiomas teniendo palabras en castellano para decirlo no me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo ello muy cierto, David. Se ve que el "vive y deja vivir" está mal visto.
      P.D.: Siempre puedes usar mecenazgo en lugar de "crowdfunding" ;)

      Eliminar
    2. Hola.
      Me pasa muy a menudo, que los árboles no me dejan ver el bosque. Mecenazgo, participación o suscripción son nombres equivalentes a "crowfunding" sin tener que usar el anglicismo. Gracias por una nueva visión sobre el tema ^_^. Llámame raro, pero yo llevo porrón de años hablando de JDR y no de RPG, y en este tema me encuentro igual. En general, no se que cojoños es un bulliying, pero el acoso ha existido siempre, de igual manera que el "flaming", el "trolling" y demás palabros, que fuera del matiz gracioso que tienen, no dejan de ser anglicismos inadecuados cuando existe una palabra en castellano adecuada. Entiendo que se usen por ahorrar tecleo, pero no lo aprecio, teniendo en cuenta que no cobran por tecla pulsada y que escribir correctamente nunca ha estado más de moda. Disculpas por hacer "offtopic" ^_^ (por salirme del tema).
      Saludos

      Eliminar
  11. Pues muchas gracias por lo que nos toca! Yo resumiría toda esta ola anti-crowdfunding en el típico pensamiento de

    "Uy, qué estás haciendo algo que te da dinero? Dónde está mi parte? Qué no tengo? Pues seguro que me la estás robando!"

    De todas formas, yo confío que en un futuro próximo, este tipo de economía se haya establecido (aún más) en la sociedad de consumo (bendita sea)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, porque va a ser la manera de sacar adelante proyectos que de otro modo no verían la luz.

      Eliminar
  12. Muy buen artículo. Si uno se para a pensarlo un poco, en España hay demasiados intermediarios en casi cualquier negocio (gente que se lleva su parte encareciendo el producto, claro está). Y cuando ven un posible competidor, en vez de intentar adaptarse a la nueva realidad usan el "acoso y derribo". Y ya está, así nos va.

    Que un autor prefiera hacer las cosas a su manera no tiene que ser ni bueno ni malo, es su decisión y hay que respetarla. Todo sea porque aquello que pueda ofrecer pueda llegar al público.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada impide que existan diversos modelos, tanto para autores como para compradores. Al finales el comprador el que dede decidir que modelo le p<rece más interesante.

      Eliminar
    2. De acuerdo en eso. Tengo que confesar que yo era uno de esos a los que algunos crowfunding le chirriaban un poco, pero este post me ha dado una perspectiva que no había considerado XD

      Eliminar
  13. Mal no me parece pero me hace desconfiar de algunas iniciativas o la calidad de las mismas. Cosas de judgar sin tenerlo en las manos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como comprar por internet: basta con informarse primero de quién garantiza que el dinero que inviertes va a ser usado. Por ejemplo, Kickstarter es propiedad de Amazon y garantizan que los productos que obtengan financiación salgan.
      Si te refieres a ver el resultado final de un producto y tenerlo en las manos antes de comprarlo, bueno, eso no gararantiza que sea bueno ;)
      Por ejemplo, de los 27 productos a los que yo me he apuntado en Kickstarter sólo dos (los antes mencionados) llevan retraso, pero en ningún momento ninguno de sus autores ha dejado de mandar correos informando a los mecenas del estado de los mismos.
      Saludos.

      Eliminar