lunes, 14 de mayo de 2018

Polémica en la Origins Game Fair (ACTUALIZADO)

Como no pueden pasar muchos días sin que algo no apeste en este mundillo, los organizadores de la Origins Game Fair se han puesto manos a la obra y han revelado sus invitados de honor.


Además de que todos los invitados son hombres blancos (porque, claro, no hay diseñadores de otra clase, aunque yo tenga una lista de Twitter llena de nombres de mujeres y gente de color que diseñan juegos), hay uno que destaca. Se trata de Larry Correia. Este escritor tiene el deshonroso "mérito" de haber creado junto con algunos de los elementos más execrables de la extrema derecha la campaña que intentó que los premios Hugo fueran a parar a sus novelas o a las de "autores afines" para "salvarlos" de la diversidad que "los estaba destruyendo". Vamos, que no quería ni mujeres, ni LGBTQ, ni nadie que no fuera blanco. Este encanto de tipo ha apoyado algunos de los movimientos más asquerosos que la extrema derecha ha llevado a cabo en los ambientes culturales estos últimos años.
Y lo han invitado a la Origins.
Obviamente, las reacciones no se han hecho. Avery Alder, autora de Monsterhearts 2 y finalista en la categoría de juegos de rol ha exigido que retiren oficialmente su juego de la votación, que no quiere recibir ninguna clase de apoyo de una organización que considere correcto invitar a alguien de la calaña de Larry.



Fred Hicks de Evil Hat se lamenta de que la organización haya comunicado los nombres de los invitados tan tarde, y añade que esta decisión le hará reconsiderar el volver a la Origins en los próximos años.


En el momento que escribo esto, la noticia está corriendo como la pólvora en Twitter y en foros. Y no está gustando nada de nada. Estoy leyendo a mucha gente que son habituales de la convención que no piensan acudir a ella.
Algunos diréis ¿hay para tanto? Sí, hay para esto y para más. Correia no fue un elemento secundario que se beneficiase de los actos de otras personas. Todo lo contrario. Fue un instigador y un organizador de una campaña de odio machista y racista que intentó sabotear uno de los premios más importantes de ciencia ficción y fantasía, campaña que le reventó en las manos a él y los suyos. A esta gente no se le dan espacios. No se dialoga con ellos. Si tienen  suerte, se les saca de una patada en el culo.
¿Cambiará de parecer Origins? Apostaría que no, pero cosas más raras se han visto. Los ánimos están muy caldeados y la noticia ha empezado a extenderse. Veremos dentro de 48 horas.

ACTUALIZACIÓN: Apenas he subido la noticia, John Ward, Director Ejecutivo de la Origins Game Fair, ha emitido un comunicado diciendo que, aunque considera a Correia un autor con talento, cuando les fue recomendado nadie les advirtió de las "opiniones personales" de Correia en ciertos temas, que son contrarias al espíritu de la Origins. Así, la convención ha rescindido la invitación al autor y ha dado las gracias a los que se han puesto en contacto con la organización para darles a conocer este asunto.
Ante este comunicado solo puedo decir que bravo. Me quito el sombrero ante la rápida respuesta.

3 comentarios:

  1. Me cuesta creer mucho que "se hayan dado cuenta" ahora de semejante espécimen. Mas bien parece que han dado marcha atrás al ver la que se montaba. Sea como sea, y de todas formas, me alegro de rectifiquen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso aunque John Ward no supiera quién es, me cuesta creer que no destinara 5 segundos de su tiempo a una búsqueda en Google. Vería muy rápido la clase de aliados que tiene y lo que montó, además de lo que piensa la comunidad de autores de él y pr qué se llegaron a cambiar las normas de votación de los Hugo. Lo que pasa es que el tipo no vende mal. No es un superventas pero es relativamente conocido, y uno de sus pastiches ha sido adaptado como juego de rol no hace mucho. Ward debió pensar que nadie se daría cuenta. Ya, como que la gente se iba a olvidar de alguien así.

      Eliminar
    2. Opino lo mismo que Luis, han hecho número y han pensado que mejor hacerse los "buenos". Pero es un aviso a que como se pasen de listos o se hagan los despistados, la gente va a dejar de ir a depende que convenciones. Y donde más les duele es el bolsillo.

      Eliminar